domingo, 18 de noviembre de 2012

ALGUNOS RECUERDOS

Castañita, con ojos azules, no muy agraciada y un poco tímida. Recuerdo con satisfacción mi estancia en el colegio. Estuve en él hasta  los doce años. Eran muy distintos a como son en esta época, las niñas separadas de los niños y no pasábamos de curso cada año como en la actualidad. Estábamos tres o cuatro años con la misma maestra, eso hacía que nos sintiésemos como en familia.
Dª Pura, la maestra, en algunas ocasiones en que su madre o su marido no podían  ir a recoger a su hijo a la guardería nos mandaba a algunas de nosotras y lo hacíamos con agrado, ya que nos permitía ausentarnos un rato del colegio.
Ella impartía todas las asignaturas. Como sólo eran cuatro no tenía mucho problema: lengua, matemáticas, religión y labores del hogar. Por las mañanas, matemática y lengua, por la tarde costura y religión. Algunas tardes leíamos bellos libros de poesía los que Dª Pura traía de su casa casi a escondidas. En aquella época de posguerra no estaba muy bien visto esa clase de lecturas.
Leíamos cada tarde de izquierda a derecha un verso cada una y otras veces era ella la lectora y nosotras las oyentes. A sí de esta forma aprendí el valor de las palabras y descubrí mi pasión por la escritura.
Micro-relato: Creado por Maruja.



10 comentarios:

  1. es un trabajo precioso MARUJA
    lleno de evocación y nostalgia pero de la buena
    felicitaciones


    besitos y feliz domingo

    ResponderEliminar
  2. Quizás me recuerda esa parte de la infancia en que viví una experiencia parecida, desde el lado masculino, pero con la poesía como fondo que ya me evadía de la clase.
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. Hermosa remembranza; tu texto, lindo escrito con la sencillez que da el toque del buen escritor.

    Un gusto pasar por tu espacio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Maruja: lindo relato, me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Realidades que todos vivimos en aquella época. Lamentablemente mis recuerdos giran en torno a la vara de Don Enrique jajaja. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. feliz feliz semana Maruja
    muchas gracias por tu huella
    abrazos

    ResponderEliminar
  7. Hola amiga; estupendo tu relato, pues muy parecido al que yo viví.
    Un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
  8. ¿Cómo que nada agraciada si eras una nena preciosa? Ay, Maruja, qué de cosas me has hecho recordar con tu escrito... Es que, más o menos, nuestra infancia fue así también y yo la recuerdo con un cariño inmenso.

    Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  9. UN BELLO RELATO, YO TAMBIÉN CUANDO ERA JOVEN LEÍA POESÍA A ESCONDIDAS , LEÍA Y LEÍA LEYENDAS, CUENTOS, MITOS ,FABULAS Y DESDE LUEGO LAS INGRATAS NOVELAS.

    LA ESCRITURA AMIGA MÍA ES FACTIBLE PARA AQUELLOS QUE QUIEREN O DESEAN PERMANECER ABRAZADOS A LA ETERNIDAD.

    UN GUSTO PASAR POR AQUÍ TE REGALO ESTE POEMA.


    INNOMBRABLE

    Y que será de mí ,
    Cuando los pájaros hayan olvidado mi nombre
    Cuando todos emigren hacia su mundo azul
    Y en la lista ya nadie me quiera
    Y yo me quede en este pedazo de rincón,
    En esta hoguera de palabras
    Estirando mis brazos como serpientes
    Quien entonces si no estás tú,
    Me enseñara,
    Pero me enseñara bien,
    A abrazar el extremo más dulce de la tierra.

    Y que será de mí,
    De mis poetas,
    De este tonto que no quiere verle la cara al mundo,
    De este niño que aun abre las puertas
    Y recoge las almohadas,
    Tan solo para ver
    Si todo el amor que se le debe
    Entra de golpe, alegremente,
    llamándolo "POETA , POETA , POETA "
    Al fin por la ventanas.

    Que será del amor
    Que nunca murió de brazos,
    De este amor que siempre se ocultó de mi
    En el ángulo más oscuro de la Luna.
    Si, que será,
    Cuando la inspiración se asquee,
    Y las hadas ya no vengan a molestarme a las 3 de la madrugada
    Y los duendes azules ya no busquen una lágrima,
    Una con nombre,
    Tan solo una que se me escapò
    Besando mis labios ,
    Y acariciando todas estas espinas que hay en mi garganta.

    Dime, que será
    Que será de mí cuando los pájaros ya no recuerden mi nombre
    Cuando yo espere todo el dolor en la oscuridad de los parques
    Y en las bancas vacías,
    Que será de juan Carlos,
    De este tonto pariente de las rocas
    Amigo de las arañas,
    Nostálgico como las luciérnagas,
    Que será de mí,
    De mis pies, de mis cadenas,
    Cuando ya nadie recuerde la simplicidad de mi nombre
    Y cuando yo,
    Yo ya no pueda mover màs el viento con los labios,
    y ya nisiquiera dibujar en mayúsculas,
    La palabra "AMORMIO" sobre las arenas….


    ResponderEliminar
  10. Un relato muy tierno . Me encanta! besos de luz.

    ResponderEliminar